Más allá del muro de Berlin: Teufelsberg

Cuando viajamos, nos encanta buscar sitios poco conocidos o explotados, de esos que te sorprenden. Esta vez queríamos encontrar algo en Berlín que fuera diferente también. Hay mucho por descubrir más allá del muro de Berlin y la montaña del diablo es uno de esos lugares que merecen una entrada aparte.

¿Conoces Teufeslsberg? Puede que no lo hayas ni siquiera oído nunca, porque este sitio tan hipster es el gran desconocido de Berlín (a pesar de ser el punto más alto de la ciudad), pero su misteriosa colina de restos de la guerra tiene mucho pasado aún para contar.

¿Qué hay más allá del muro de Berlin?

Descubrimos Teufelsberg (la montaña del diablo) sin esperarlo, en una foto de Instagram cualquiera…Después de haber vivido 3 meses en esta ciudad, ni siquiera sabía que existían esas cúpulas blancas. No aparece en ninguna guía de la ciudad, aunque historia la verdad es que no le falta.

<img width=

La montaña del diablo ha sido el escenario elegido en algunas películas y series de televisión. Quizás lo hayas reconocido por la serie alemana You are wanted de Amazon Prime o por otras como Berlin Station de HBO, la película Manifesto o The Gamblers.

¿Qué es Teufelsberg?

Teufelsberg es una montaña de escombros de 114,7 metros (Sí, escombros de la guerra) y debajo de todas estas ruinas (400.000 edificios más o menos que acabaron bombardeados), también se enterró una escuela de entrenamiento militar nazi sin acabar.

Esa cantidad de escombros equivale al tamaño de una ciudad como Munich de grande, convirtiendo a la montaña del diablo en la más grande la región.

<img width=

Durante la guerra se construyó en la cima una estación espía que se cerró con la caída del muro de Berlin y sus vistas desde allí de toda la ciudad son impresionantes.

<img width=

Las cúpulas de Teufelsberg

Cada cúpula blanca que ves en la foto de arriba, protegí y guardaba en su interior antenas de satélite y un equipamiento completo de escucha para el espionaje. Tan sofisticado que no solo permitía interceptar conversaciones o captar cualquier aviso, sino también bloquear señales de radio o transmisión interesante que se interpusiera. Más tarde, gracias a sus satélites, incluso logró extender su radio hacia otros países fuera de Alemania. Así fue como estas cúpulas blancas con forma de globos, se convirtieron en la mayor estación de escuchas de la época.

Teufelsberg permitía a la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estar al día en tiempo real de todo lo que pasaba en el Berlín oriental durante la Guerra Fría. Espías norteamericanos y británicos interceptaban los movimientos soviéticos gracias a estas instalaciones.

Traductores, técnicos y desencriptadores enviaban sus informes en secreto a la estación central de Maryland en Estados Unidos desde estas 4 cúpulas, sin que el resto de la ciudad se enterara o al menos, eso creían.

<img width=
Dentro de Teufelsberg

Hasta 1989 no salió a la luz la actividad de espionaje de este curioso lugar, pero muchos veteranos berlineses aseguran que era un pequeño secreto a voces. Cuentan que incluso llegaron a dejar instalada durante un año una noria de feria que descubrieron que causaba interferencias a los equipos de escucha.

Desde entonces, Teufelsberg es uno de esos sitios abandonamos de Berlín que permanece a la sombra y que poca gente llega a visitar porque no es tan conocido como el famoso muro de Berlin.

Esas cúpulas globo aún siguen en pie aunque exista riesgo de desprendimiento y por esa razón, ya no está permitida la entrada al interior.

¿Cómo llegar a Teufelsberg?

Teufelsberg está en las afueras de Berlín, la parada de metro es Sbahn HeerstraBe (líneas S9 y S75) y desde ahí tendrás que continuar por lo menos media hora más andando, porque está en el bosque de Grunewald y hay que hacer una buena rutita por el campo, así que ponte unos tenis cómodos y lleva contigo Google Maps para no perderte, porque no tiene prácticamente ninguna indicación (Ah! y cuidadito con los jabalís que hay por el camino, por suerte nosotros no vimos ninguno, pero parece ser que más de uno se los ha cruzado).

<img width=

El recinto está rodeado con una valla y lo encontrarás después de un pequeño paseo por el campo. El acceso es una puerta con cadenas que encontrarás abierta en su horario de visitas y una pequeña mesa hará de recepción a la entrada del lugar.

¿Qué precio tiene Teufelsberg?

La entrada a Teufelsberg cuesta aproximadamente 5 euros por persona. Había un hippie en la puerta cobrando que no parecía muy oficial ni nada y tampoco quedaba muy clara la razón por la que hay que pagar una entrada, pero el arte callejero de más de 50 artistas que adorna las ruinas que quedan de este sitio bien merecen esos 5 euros.

¿Puede entrarse dentro de las cúpulas?

Antes se podía entrar en las cúpulas también, pero parece ser que ya el estado lo ha prohibido por riesgo de desprendimiento. Cuando nosotros fuimos en 2019 ya no se podía acceder (hasta le puse cara de pena al hippie, pero no hubo manera). Nos quedamos con las ganas…quizás algún día vuelva a ser posible y tengamos una excusa para volver.

<img width=

Aun así los graffitis son impresionantes y hay muchísimos. En la entrada LOS MEJORES GRAFFITIS DE BERLIN puedes ver algunos más.

Date prisa en visitarlo

Si quieres conocer el Teufelsberg que te contamos, deberás ser rápido porque aún no se sabe que va a ser de este lugar.

Una asociación quiere reconvertirlo en museo (o al menos su torre más alta) y aprovechar sus vistas de la ciudad. La idea es hacerlo con fotos en las paredes que cuenten su pasado de más de 100 años.

Sin embargo, por ahora lo gestiona una empresa privada. Por problemas económicos no ha podido construir aún el centro de yoga que tenía pensado, ni explotarlo económicamente.

Parece ser que el gobierno quiere mantenerlo y proteger el entorno. Mientras llegan a un acuerdo o no, podremos seguir disfrutando de este pequeño espacio de street art.

¿Quién debería visitarlo?

Si amas los graffitis tanto como nosotros, te apasiona la historia o quieres tener unas vistas completas de la ciudad…No te pierdas este trocito del Berlín oculto, que solo está a unas paradas en metro del muro de Berlin.

Por suerte no todo el arte acaba vendiéndose. Una gran parte se queda simplemente ahí para que alguien lo disfrute y Berlín está llenito de tesoros creados por artistas graffiteros.

Descubrimos Teufelsberg sin esperarlo y ahora te toca a ti.

<img width=

Síguenos en INSTAGRAM para no perderte próximas publicaciones y seguir nuestros besos por el mundo.

No Comments

Leave a Reply